Ordenar por:

Resultados 1 al 5 de 5 para

"Ricardo Aguad Dagach"

Nuevos clubes privados de Santiago compiten por el ABC1

| Ver más »
Beatriz Pulido Mönckeberg Dispares estrategias están aplicando los clubes privados de Santiago en su competencia por captar socios del segmento ABC1. Mientras Santa Martina apuesta por tener más socios a un menor precio, los centros que son parte de grandes proyectos inmobiliarios, como Valle Escondido y Hacienda Chicureo, se la juegan por la exclusividad. Los precios de incorporación de estos dos últimos son similares a los de los clubes más caros y legendarios de Chile, como el Club de Polo y el Club de Golf Los Leones, cuya inscripción puede bordear los $40 millones, entre acciones y cuota de ingreso. Varios de los que están ya instalados no han logrado reclutar a más de 500 familias socias, y según analistas de este mercado se necesitan al menos unos 700 grupos familiares para llegar a un equilibrio financiero. H. Chicureo: Creando comunidad Como parte del proyecto...

Nacimientos

| Ver más »
Clínica Alemana Ha nacido Colomba Jesús, hija del señor Armando Prado Sutto y de la señora Melania Besa Sepúlveda de Prado. Ha nacido Mia, hija del señor Cristián Cummins Sotomayor y de la señora Mariola Arteche de Cummins. Ha nacido María Victoria, hija del señor Andrés Lehuedé Bromley y de la señora Victoria Donoso de Lehuedé. Ha nacido Jacinta Isidora, hija del señor Felamir Bravo Gómez y de la señora Viviana Troncoso de Bravo. Ha nacido Emilia, hija del señor Michael Paul de la Mare Jorquera y de la señora María Eugenia Zavala de De la Mare. Ha nacido Max Peter, hijo del señor Helmuth Nielsen Salazar y de la señora Silvia Bustamante de Nielsen. Ha nacido Clemente Santiago, hijo del señor Jorge Molina López y de la señora Constanza Barbato de Molina. Ha nacido Margarita, hijo del señor Juan Ignacio Santa María Oyanedel y de la señora María José...
Noticias relacionadas:

El más aventurero de los empresarios

| Ver más »
Por Margarita Serrano No toma ni fuma. Y ojalá no baile muy apretado, porque tiene los músculos tan duros que podría destruir a cualquiera. –Anda, tócame el abdomen... Lo dice desafiante y contento, porque sabe que de ahí sólo obtiene exclamaciones de admiración. La verdad que es como tocar una roca. Sonríe amplio y pegajoso. Los ojos pardos ríen también, mientras le extiende el brazo a la enfermera de la clínica Las Condes para que lo pinche y le saque sangre en estos exámenes de rigor que tuvo que hacerse justo el día convenido para encontrarnos, después de mucha negociación. Luego le dice seductoramente que ya no tiene ni sangre, que es puro músculo. Y es cierto que cuando la aguja sale el algodón ni se mancha. Salimos de la clínica y se envuelve el cuello con una bufanda finísima, que luego me entero que es de alpaca peruana. Espir Aguad es elegante y...
.