Ordenar por:

Resultados 1 al 2 de 2 para

"Dora Ratjen"

"Dora", la singular atleta aria que debía ganar el oro olímpico para los nazis

| Ver más »

04/09/09 - El Mercurio (Chile)

Dora, la singular atleta aria que debía ganar el oro olímpico para los nazis Ella se bañaba sola, se afeitaba las piernas varias veces al día y tenía una voz ronca, profunda. Ahora está claro por qué: los nazis reclutaron a un hombre vestido de mujer para que reemplazara a una estrella judía de salto alto antes de los Juegos Olímpicos de Berlín en 1936.La afectada fue Gretel Bergmann, cuya historia hecha película exhibirán los cines alemanes desde la próxima semana.Los nazis querían tener la seguridad de que Hitler no fuera avergonzado por una atleta judía que obtendría una medalla de oro para Alemania. Su compañera de habitación y quien fue finalmente su reemplazo, según revela el filme, era Dora Ratjen, cuyo nombre verdadero era Horst Ratjen. "Dora" logró sólo el cuarto lugar en Berlín 36, dijo The Times.Dos años más tarde, mientras aún se hacía pasar por mujer, logró un nuevo récord mundial en salto alto para mujeres con 1,70 m, pero...

El lado más freak del olimpismo

| Ver más »

03/08/12 - El Mercurio (Chile)

El lado más freak del olimpismo Descalificado por morder un dedo a su rival ayer en Londres, el judoca cubano Oreydi Despaigne no es el primero en protagonizar curiosas y hasta extremas situaciones en la historia de los Juegos Olímpicos.Tiene ejemplos cercanos. Como el de su compatriota Angel Matos, en Beijing 2008, que al verse perjudicado por el cobro del juez lo envió a tierra de una sola patada en la cabeza. Feo.El caso más freak de la historia fue el del maratonista estadounidense Fred Lorz, considerado el primer tramposo en la historia olímpica. En St. Louis 1904 le quitaron el oro cuando se descubrió que había corrido 10 kilómetros de la prueba... arriba de un auto.Otro runner que vio perdida su medalla quedó, en cambio, convertido en héroe. Fue en Londres 1908. El italiano Dorando Pietri llegó primero, moribundo tras desmayarse cinco veces en los últimos metros. Pero su presea le fue arrebatada...
.