Ordenar por:

Resultados 1 al 12 de 251 para

"Nury González"

Una sorpresa de Nury González

| Ver más »
Una sorpresa de Nury González WALDEMAR SOMMER Hilo, aguja, paño y video, los materiales; enfrentamiento positivo entre destrucción y reparación, el concepto. Constituyen ellos el fundamento de la más reciente exposición de Nury González. Prácticamente no anunciada, descubrimos esta exposición sólo por casualidad. De ese modo, visitando una sí publicitada cita colectiva en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, al preguntarle a su encargado nos habló con vaguedad de unas instalaciones en la cercana sala principal. Nos dirigimos a ella sin muchas expectativas y con poco tiempo. Pero, ¡oh sorpresa!, uno de los mejores trabajos visuales del año ahí nos esperaba. El impuso, por cierto, una contemplación detenida. Videos más bien pequeños, en blanco y negro -tres pareados, uno solitario-, y un amplio tríptico textil se apoderan con autoridad de la totalidad del recinto expositivo. En los...

El exilio de Nury González

| Ver más »
WALDEMAR SOMMER Se define el exilio como separación de una persona de la tierra en que vive. Y es ese tránsito involuntario la poética transfiguración plástica que emprende Nury González en su actual exposición de Galería D21. Desde luego podría ser también la expatriación del territorio amoroso. El catálogo, sólo visual, nada nos dice. El espectador, según sus ángeles o demonios, debe interpretar. Buena opción. Siempre novedosa, la artista vuelve a mantenerse fiel a su gran intermediario material, los géneros. Estos se convierten en testigos, en testimonios de su memoria íntima. Sobre paños -fieltro, ¿homenaje a Beuys?; sábana; frazada o tul- dibuja, pues, con puntadas de hilos desde bordados hasta zurcidos. O bien pinta, manuscritos, palabras o frases conceptuales. Además del blanco y negro restringido, en la coloración predomina la claridad de los neutros.

Un país de fieltro bajo la mirada de Nury González

| Ver más »
DANIELA SILVA ASTORGA Es el verano de 2010 y la artista Nury González (1960) presiona una y otra vez varias capas de lana en bruto, hasta que se apelmazan y transforman en fieltro. Eso quería lograr, pero está incómoda: siente que esa majamama es una buena metáfora del Chile actual. Un país que, para ella, no tiene, tal como el fieltro, ni urdimbre ni trama ni tejido. Entonces piensa. Piensa en "la educación, la salud y la previsión manejadas por el negocio". En la política y en un territorio plagado de dicotomías.Pasa un año. Su incomodidad y sus críticas, sumadas a una sensación de no calzar, crecen mientras sigue trabajando con fieltro, sábanas e hilos. Ya hizo, con lana de oveja negra, unas "pizarras" de fieltro que contienen frases vinculadas al hilo ("el hilo de la historia", "con el alma en un hilo"). Y sigue bordando textos, como "el que sueña puede más que el...
Noticias relacionadas:

La marca de Violeta Parra: lanas, motivos y colores indelebles

| Ver más »
La marca de Violeta Parra: lanas, motivos y colores indelebles Daniela Silva Astorga No compartieron agujas ni hilos. Sin embargo, ambas partes estaban, en igual época, pero en distintos sitios, creando con los mismos patrones estéticos. Por un lado, en 1959, Violeta Parra (1917-1967), cantora, compositora e investigadora, probaba con el arte textil para entretenerse en cama durante una larga enfermedad. Y del otro frente, un grupo de mujeres se juntaba a crear también con géneros, lanas e hilos, bajo el nombre de las Bordadoras de Isla Negra. Ese era un espacio íntimo para ellas. Una vía de expresión, desahogo y unión, que rápidamente replicaron decenas de colectivos entre los años 60 y 70, mientras en 1964 Parra era la primera chilena que conquistaba con sus arpilleras el Museo de Artes Decorativas del Louvre.No obstante, acá en su tierra y en sus tiempos, esas arpilleras jamás fueron apreciadas: eran vistas como arte menor. Debió...

Nury González. El alma ardiendo

| Ver más »
El texto que ha escogido cala con fuerza en quien se atreve a leerlo: No es la casa, es mi alma que arde por los cuatro costados. Las letras han sido escritas en punto cruz y bordadas en la pared a través de hoyos por donde pasa el hilo. Es la forma que la artista plástica Nury González ideó para dar la bienvenida a su exposición titulada Historia de cenizas desde el 13 de octubre en la sala Gabriela Mistral. El tejido es la pasión de la artista: Es una actividad de ligazón, de relación, porque entrecruza una trama y una cadena; metaforiza toda relación intensa entre dos individuos, afirma...

Nury González, El Tejido Imposible

| Ver más »
Siendo fuertemente conceptual, la obra de Nury González puede parecer fría. Pero en la muestra "Historia de cenizas" - hasta el 9 de noviembre en la Galería Gabriela Mistral (Alameda 1381)- hay una visualidad pregnante, que viene de la economía de los elementos, de la ferocidad de los textos y de una manualidad que rescata el trabajo con el color, los contrastes y la sensualidad de los materiales. En la primera sala se despliega un texto bordado en rojo sobre la muralla que dice: "No es la casa, es mi alma la que arde por los cuatro costados". El espacio siguiente está rodeado por 117 fardos de huaipe, cada uno cubierto por un vidrio y las letras impresas relacionadas al ropaje de la casa y de la mujer. Por las paredes se dibujan las figuras de cuatro casas, y además están los cuadros que contienen cenizas y telas bordadas en rojo con párrafos sobre el cuerpo. El montaje es...

Generación energía

| Ver más »
Texto, Paula Donoso Barros.  Eran bien "mohicanos", se vistieron de colores, "parecíamos palmeras", y "nos divertíamos con eso en una época en que Chile vivía en gris y negro". La gente les decía pesadeces en el metro: "Los pacos nos molestaban solo por andar así, como marcianos. Éramos muy energéticos", concuerdan hoy desde sus respectivos talleres. "No teníamos pelos en la lengua, y creamos emociones encontradas en una época en que no pasaba nada". Sebastián Leyton, Rodrigo Cabezas y Bruna Truffa vivieron los ochenta de principio a fin. Desde su primer día de clases hasta sus exposiciones con imágenes desafiantes "en medio del reinado de las instalaciones, del arte conceptual con Gonzalo Díaz, Carlos Leppe y todo un grupo de gente para el que la pintura era de tontos".Estaban también Nury González y Arturo Duclos. Nury, cercana a los "conceptuales", y Duclos, en la...

La belleza de lo simple

| Ver más »
Texto, Paula Donoso Barros. Fotografías, José Luis Rissetti.  Se inauguró en 1944. Primero en el Castillo Hidalgo y luego siguió itinerando, estuvo en el MAC del Parque Forestal y luego en calle Compañía, entre Cueto y Sotomayor. Ahí siguen estando los depósitos, los talleres de restuaro e investigación, pero su cara visible se abrió hace tres años en el subsuelo del GAM. El MAPA, uno de los primeros museos que existió en Latinoamérica abocado al arte popular debe su nombre Tomás Lago, al crítico y ensayista pionero en el estudio de esta manifestación artística, y gestor de buena parte de las adquisiciones en sus inicios. Su amistad con Pablo Neruda, cuenta Nury González, directora del museo, "ayudó a que el poeta consiguiera que los gobiernos americanos donaran piezas de arte popular".Se refiere a objetos hechos manualmente y que tienen que ver con lo doméstico,...
Noticias relacionadas:

Blog: Larga vida para la cerámica de Quinchamalí

| Ver más »
Blogs.-Daniela Silva Astorga "Perdone, por favor. La verdad, parece que ya no veo bien. Por eso, ninguno de los jinetes quedó bien terminado". La mujer que le habla a Nury González, directora del Museo de Arte Popular Americano (MAPA), es Riola Castro. Tiene 83 años y vive en Quinchamalí, el pueblo cerca de Chillán donde el cementerio es el único paseo familiar, porque ya no existe la estación de trenes, que era el segundo. Allí, Castro y otras veintinueve artesanas aún trabajan la cerámica negra que hizo famosa a la localidad. Y ella, que aprendió de su madre y de su tía, seguramente no ve bien porque ha dedicado toda su vida a este arte. Ahora, todos los días y desde temprano, trabaja en un modesto taller, casi sin luz y con una mesa chica. Y las piezas, al contrario de lo que piensa, le quedan bien. "Fue muy emocionante encontrarla y conversar con ella, porque...

Los grandes ganadores del Altazor

| Ver más »
R. de la Sotta y D. Silva Pese a que la alcaldesa de Renca, Vicky Barahona, lideró a cien personas para impedir el estreno de "Renca, París y Liendres", con música de Miguel Farías (1983) y libreto de Michel Lapierre (1982), las dos funciones de esta ópera fueron a tablero vuelto, demostrando que no es necesario trivializar una partitura para que funcionen arquetipos como el "Flaite Ilustrado" y la "Guatona Metalera". Esta obra se llevó ayer, en una ceremonia en el GAM, el Altazor a la mejor composición .Ayer también fueron reconocidos los 64 estrenos de obras nacionales que ha dirigido Luis José Recart, al premiarlo como intérprete del año por la antología "Música chilena, 15 años de interpretación". La mayoría de esos diez CD los grabó con la Orquesta de Marga Marga, la misma que casi despareció en diciembre por un desajuste del Consejo de la Cultura.Si de artes...
.