Ordenar por:

Resultados 1 al 6 de 6 para

"Luis Alberto Angosto"

Matrimonios

| Ver más »
Ipinza Torres - González IsensseHoy, sábado 12 de diciembre, a las 12:30 horas, en Pirque se efectuará el matrimonio por el civil de la señorita Carla González Isensse con el señor Álvaro Ipinza Torres. Serán testigos de la novia la señorita Eloísa Wheatley Mewes y del novio el señor Sebastián Sánchez López.Awad Lobato - Romero ArrauHoy, sábado 12 de diciembre, a las 20:30 horas, en la iglesia San Lázaro se efectuará, con misa de precepto, el matrimonio de la señorita María José Romero Arrau con el señor Ricardo Awad Lobato. Serán padrinos de la novia el señor Gonzalo Romero Astaburuaga y la señora María Teresa Arrau de la Cerda; y del novio, el señor Ricardo Awad Yazigi y la señora Antonia Lobato Jiménez. Bendecirán la ceremonia el R.P. Horacio Rivas, Sch., y el R.P. José Luis Correa, Sch.Torres Karmy - Angosto BullHoy, sábado 12 de diciembre, a las 18:00...

Myanmar Inle, el lago de los extasiados

| Ver más »
TEXTO Y FOTOS: Luis Alberto Ganderats, DESDE MYANMAR. Lo más simple es decir lo que siento: estoy viviendo algunos de los días más dulces de que tengo memoria. No es que haya cumplido un sueño al conocer este lago de Myanmar, y que eso influya en mi ánimo. Nada de eso. Hasta hace poco ni siquiera sabía que existía el Inle. Los lagos con que soñaba ya los navegué y me gustaron tanto como el manjar. Este ha sido manjar de dioses. Ando casi sin pestañear, con los oídos alerta y la cabeza un poco inclinada. Me he sorprendido varias veces como un niño con la boca a medio cerrar. El diagnóstico es claro y no hay medicina conocida: sufro del "Síndrome del Viajero Extasiado".-Esto es como un flechazo -le digo a Sactchi, mi acompañante. Pertenece a la tribu intha, los hijos del lago Inle.La menuda Sactchi se entusiasma con mi entusiasmo, pero no entiende eso del flechazo. Tampoco...

Señor Faena

| Ver más »
Texto: Juan Pablo Meneses, desde Buenos Aires, Argentina Retrato: Santiago Porter En la entrada al hotel no hay recepción. Apenas cruzas la puerta, una pequeña puerta, una puerta que parece ridícula al lado de los grandes portones de los otros hoteles cinco estrellas, apareces frente a un largo y angosto pasillo de 80 metros. La callejuela te va conduciendo a salones, restaurantes, ascensores, baños o el cabaret, según cuál sea tu destino. Hay poca luz y se escucha música suave. No es necesario que alguien te lo explique, solito te das cuenta de que no estás en un hotel cualquiera. Pese a lo extravagante del escenario que nos cubre, Alan Faena dice que su plan es simple: "Estoy construyendo el Buenos Aires del futuro". Y lo dice sin que le tiemble un solo músculo. Quizás porque el hotel del que todos hablan lleva su nombre, o porque encabeza un grupo que está renovando...

Siglo de piruetas literarias

| Ver más »
por Anita Karina González Alguien dijo una vez que cuando un circo llega a la ciudad, los adultos buscan con afán un sobrinito que los lleve. De igual modo, generaciones de lectores han creído descubrir que en la literatura infantil las peripecias circenses se desarrollan con un encanto y un derroche de imaginación difícilmente superables. Así lo entendió el italiano Carlo Collodi y no pudo menos que incluir un circo en Las aventuras de Pinocho (1883), relación inolvidable de las metidas de pata del muñeco más porfiado de todos los tiempos. Convertido en burro por no querer estudiar, Pinocho es vendido a una compañía de payasos, cuyo dueño lo obliga a saltar por el aro y a bailar valses y polcas. Por si no bastara, el burrito Pinocho queda cojo y cae en manos de un hombre que se propone hacer un bombo con su piel. Para los niños, las artes del circo son pura...

La cultura bizarra

| Ver más »
Hace unos años ­no muchos­, si a uno le decían "bizarro" había que dar las gracias. Ahora, hay que ofrecer combos. Porque bizarro ya no es sinónimo de valiente o generoso, como todavía lo define la Real Academia Española. No, señor. En el afiebrado mundo real, bizarro es lo extravagante, lo extraño, lo freak. Como en Santiago bizarro, la guía no turística de rarezas capitalinas lanzada ayer por Sergio Paz, y que inspiró al escritor Alberto Fuguet para desentrañar aquí los misterios de lo bizarro. Esta es, como él la define, "la bizarra historia de la palabra bizarro". Alberto Fuguet Uno Un mito urbano que no es tan mito, pero sí urbano: la palabra bizarro terminó sus días de gloria como un oscuro y algo rebuscado término cuando este propio diario tituló, el domingo 20 de septiembre de 1992, en primera plana, lo siguiente: BIZARRA DEMOSTRACIÓN DE LA ESCUELA...

La plaza de la discordia

| Ver más »
Por María Paz Vicuña y Carolina James Entre las calles Carmencita, Don Carlos, Isidora Goyenechea y Augusto Leguía, en el corazón del barrio El Golf, se vive un terremoto. Tras cuarenta años de paz y tranquilidad, la plaza Perú se ha convertido en el epicentro de un fuerte enfrentamiento entre los vecinos y la municipalidad de Las Condes. Dejó de ser el lugar ideal para jugar a la pelota o pasear a los niños en coche, y pasó a ser un campo de batalla: en cinco oportunidades los habitantes del lugar se han organizado megáfono y pancarta en alto para protestar contra la autoridad. ¿Cuál es la razón de tanto alboroto en un barrio que se ha caracterizado por ser pacífico, incluso aburrido? Sencillo: bajo esta plaza de las guaguas como algunos la llaman, se construirá un complejo de estacionamientos subterráneos cuyo costo será de tres mil millones de pesos y que, al cabo...
.