Ordenar por:

Resultados 1 al 12 de 390 para

"Ignacio Valente"

Kavafis en Chile

| Ver más »
Kavafis en Chile Ignacio Valente Una relectura de algunos excelentes poemas de Constantino Kavafis, escritos en su mayor parte a comienzos del siglo pasado, me recuerda algo con frecuencia olvidado en la actualidad: que por aquellas fechas, después de los ardores del romanticismo y antes del surgir de las vanguardias con centro en Francia, existió una excelente poesía de decir claro y de honda humanidad, que no se inscribe en escuela ni patria alguna, repartida como está por todo el Occidente, y algunos de cuyos nombres principales, junto con el de Kavafis en Grecia, son -para mi gusto- Verlaine en Francia, el joven Pound en el mundo anglosajón, el joven Rilke en lengua alemana (no el Pound ni el Rilke posteriores), Antonio Machado en España, y en Chile... quizá Pezoa Véliz.Para ilustrar la calidad singular de Kavafis -el mayor poeta griego de la modernidad-, tomaré algunas estrofas de la...

Cervantes a 400 años

| Ver más »
Cervantes a 400 años 2 y 3El rescate de Miguel de Cervantes, por Jorge Edwards.4La perenne maravilla del Quijote, por Ignacio Valente.5Las rutas del Quijote.6Pequeño diccionario cervantino, por Carlos Franz.7La risa del Quijote, un recorrido con humor, por Juan Rodríguez Medina.8La revalorización del teatro de Cervantes, por Maureen Lennon.9La influencia del Quijote en la literatura chilena, por Pedro Guerrero.10¿Quién lee hoy día el Quijote?, por Roberto Careaga.11Cervantes y Lope de Vega, de Mary Shelley, crítica de Pedro Gandolfo.12Siete amantes de la novela eligen su episodio favorito, por Cecilia...

"Guerra y paz" como obra de arte

| Ver más »
Guerra y paz como obra de arte Ignacio Valente Guerra y paz es una de las pocas novelas cuya lectura ha sido para mí una verdadera experiencia vital. Por motivos tanto académicos como de descanso veraniego acabo de releer esta obra, que no pocos califican como "la novela europea máxima" (después del Quijote , añadiría yo): un gigantesco mural, semejante a "La Comedia Humana" de Balzac pero con más estilo, con una humanidad más profunda y con la singular dimensión histórica que proviene del asunto, la campaña militar de Napoleón en Rusia.Esta magna creación de Tolstoi es una ambiciosa novela de costumbres, una óptima reconstitución histórica y un excelente desfile de caracteres, algunos de ellos inolvidables. Aunque los personajes son muchísimos, incluyendo a Napoleón y al Zar, en lo sustancial son los destinos de cuatro familias condales los que se entrelazan hábilmente con los grandes...
Noticias relacionadas:

Y todavía la Némirovsky

| Ver más »
Ignacio Valente Las últimas novelas de Irène Némirovsky publicadas en castellano ( Jezabel , El vino de la soledad ) me parecieron tan amargas -tan contaminadas por el odio de la autora hacia su madre- que no esperaba gozar ya de ninguna otra suya. Y de pronto aparece la más tardía de todas, Los bienes de este mundo , que nos depara una muy grata sorpresa. Como en el caso de El ardor de la sangre -quizá la mejor novela suya después de la Suite -, en ésta nos asombra la profundidad con que una escritora ucraniana ha calado ciertos entresijos del alma francesa, no ya de su campesinado sino de su pequeña y mediana burguesía de provincia, con sus pasiones dominantes: la codicia, el poder, la respetabilidad, el rencor... Es como si ella hubiera nacido y vivido una larga vida entre esas gentes. Hay páginas suyas que nos recuerdan, en este aspecto, nada menos que a un Francois...

Ignacio Valente: Entre Dostoievski y Rosenmann-Taub

| Ver más »
Ignacio Valente: Entre Dostoievski y Rosenmann-Taub Destaco de la producción editorial del año 2008 "Dostoievski. Filosofía, novela y experiencia religiosa", de Luigi Pareyson (Ediciones Encuentro, Madrid): la convergencia de interpretaciones literarias, filosóficas y teológicas arroja una luz espléndida sobre las principales novelas del autor ruso. Entre lo más decepcionante, en cambio, se encuentra "Quince. Autocomentarios", de David Rosenmann-Taub (Lom, Santiago). Unos poemas de comprensión casi imposible se hacen del todo impenetrables gracias a los comentarios del propio autor. Más conocido en el mundo literario por el seudónimo Ignacio Valente, con el que firma sus críticas, que por su verdadero nombre, el presbítero José Miguel Ibáñez Langlois es profesor de la Universidad de los Andes. Retirado en 1992 de la crítica semanal que ejerció durante 25 años, Valente sigue escribiendo de forma esporádica en las...

Ignacio Valente escribe sobre José Miguel Varas

| Ver más »
Hubo, al parecer, unanimidad en la entrega del Premio Nacional de Literatura. Las acciones para favorecer a diversos candidatos resultaron infructuosas, pues José Miguel Varas fue uno de los menos promocionados durante las últimas semanas. Para el crítico Ignacio Valente se trata de un premio justo, que recae en un buen prosista, quien, sin estridencias, ha pasado a integrar esa pequeña legión de eximios cuentistas chilenos, como Carlos León, Olegario Lazo y Ernesto Montenegro. E 6 y E...
Noticias relacionadas:

Blog: Parra, el antiaristócrata

| Ver más »
Blogs.-El Premio Cervantes que se acaba de conceder a Nicanor Parra -uno de esos raros casos en que los papeles se invierten: el elegido prestigiará al premio- permite revisar el sentido de la antipoesía. ¿Dónde radica la originalidad de la antipoesía? ¿De dónde proviene esa atracción que ejerce sobre los que se asoman a ella? Se han ensayado casi todas las explicaciones. Ignacio Valente cree ver en ella la obra de un creyente al revés, alguien que ignora la sed de absoluto que lo hiere ("si somos tierra solamente/ no veo para qué/ continuamos filmando la película""). Otros, más obvios, subrayan su escritura prosística y su humor desopilante y corrosivo ("Que el tribunal supremo determine/ si amar a Dios sobre todas las cosas/ es poseer espíritu de lucro"). Hay quienes llaman la atención sobre el empleo de frases hechas y lugares comunes que Parra lograría resucitar y...

Un hito dentro de la poesía contemporánea

| Ver más »
Un hito dentro de la poesía contemporánea Por Ignacio Valente Acerca del mejor poema de Parra se podría escribir un ensayo. Acerca de sus relaciones con el Nobel se podría escribir un cuento, que imagino a la manera de Chéjov, un poco melancólico y un poco irónico. Como ya escribí aquel ensayo, y como no soy capaz de escribir ese cuento, me contentaré con responder a ambas preguntas en las siguientes líneas periodísticas.Los premios internacionales, y sobre todo el Nobel, pertenecen no tanto a la literatura misma como a sus alrededores: léase, a la mundanidad de la literatura, a su geopolítica (o política sin geo), a sus relaciones públicas, a sus traducciones mejores o peores, sin olvidar en este caso los delicuescentes gustos de los académicos suecos, que con grandes esfuerzos morales y ecuménicos hacen... lo que pueden. Hay que comprenderlos, después de todo: cierta tradición folclórica -con sólida base...
Noticias relacionadas:

Blog: ¿Derechos de autor?

| Ver más »
Blogs.-Ignacio Valente No, no cuestiono los derechos de propiedad intelectual, sino otro derecho que ciertos autores (narradores) se arrogan, esta vez en su relación con el lector: el derecho a ser leídos más allá de las primeras veinte o treinta páginas de su relato, cuando éstas no le han suministrado el estímulo verbal suficiente para seguir leyendo. Como si el pobre lector tuviera, por su parte, el deber de hacerlo, en nombre de ¿la paciencia?, ¿la cultura?, ¿el precio del volumen?, ¿el masoquismo? Cada vez me siento más intolerante al respecto, así se trate de autores famosos o sumamente recomendados. En las últimas semanas he dejado a medio camino -o mucho antes- obras de Julian Barnes y de Philippe Claudel, de Yasunari Kawabata y de John Updike. Es cierto que incluso grandes escritores, como Balzac en algunas de sus novelas, nos llevan hasta el límite de la...

Blog: Una pequeña gran novela de Iréne Némirovsky

| Ver más »
Blogs.-Por Ignacio Valente Después de ese fenómeno literario, editorial e histórico que fue la aparición tardía de la Suite Francesa en 2004, el gran público conoció la trágica vida de su autora: nacida en Kiev (1903), Iréne Némirovsky huyó del comunismo ruso con su familia a París; inició allí una carrera literaria precoz y brillante, que fue truncada durante la Segunda Guerra por su deportación a Auschwitz, donde fue asesinada por los nazis en 1942, a los 39 años. Al lado de la monumental Suite , esta breve nouvelle -su tercer libro, que acaba de publicarse en castellano- parecerá una obra menor, y sin duda es una miniatura; pero es una miniatura terrible y conmovedora, brutal y delicada a la vez, escrita como ya casi no se escribe hoy, con sangre en las venas, con una lucidez despiadada y tierna. Tatiana Ivanovna, una vieja criada campesina que ha servido por...
.