Ordenar por:

Resultados 1 al 21 de 102 para

"Humberto Díaz Casanueva"

La novela perdida de Rosamel del Valle

| Ver más »
La novela perdida de Rosamel del Valle Pedro Pablo Guerrero "Todo se me va haciendo repetición, regreso, tormento", escribe Rosamel del Valle (1901-1965) en una carta del 25 de marzo de 1939, enviada a Humberto Díaz Casanueva (1906-1992) desde Santiago. "De ahí que a veces busque otros contactos, otras encrucijadas. La novela, por ejemplo. Mi 'Brígida o el Olvido' sigue, sigue, interminablemente, cuando usted regrese estará lista. Con qué placer la pondré en sus sabias manos". No hay constancia de que cumpliera esta promesa. Lo único cierto es que Brígida o el olvido se publica 43 años después de la muerte de su autor. El escritor chileno Hernán Castellano Girón, experto en la obra de Rosamel del Valle, recuerda que en las frecuentes visitas que realizó a su casa de José Domingo Cañas, entre 1964 y 1965, miró varias carpetas con originales ajados y desteñidos. "Rosamel era muy digno,...
Noticias relacionadas:

Humberto Díaz-Casanueva (1906-1992)

| Ver más »
JUAN ANTONIO MASSONE "No es de los poetas que enamoran, sino de los que hacen pensar", se dijo en los 50 sobre la obra del también crítico literario y artístico, diplomático y académico, ganador del Premio Nacional de Literatura en 1971. Junto con entregar su semblanza, en este volumen se incluyen sus versos más representativos, tomados de libros como "Vigilia por dentro", "Réquiem" y "La estatua de sal", y algunos textos en prosa. / Academia Chilena de la Lengua, Santiago, 2004, 127 páginas. (Feria Chilena del Libro, Huérfanos 623,...
Noticias relacionadas:

Blog: Trayectoria Premio Nacional de Literatura 2008: Barquero, el desterrado

| Ver más »
Blog.- Ignacio Valente Miguel Arteche, Efraín Barquero, Enrique Lihn, Jorge Teillier y Armando Uribe (en orden alfabético) no constituyen generación en sentido propio, ni se parecen entre sí, pero son coetáneos, están aunados por un mismo clima literario, y sobre todo poseen una calidad superior. Sus primeros poemas fueron publicados en la década de 1950. Cronológica y formalmente ellos vienen después de Parra, Díaz Casanueva, Rojas, Anguita y Arenas, y antes de Hahn y Zurita. Arteche y Uribe han tenido su justísimo Premio Nacional, Lihn y Teillier murieron por desgracia sin él, y Barquero acaba de obtenerlo con derecho pleno. Nacido en 1931, a lo largo de más de medio siglo la escritura de nuestro galardonado ha sido muy cambiante, así de estilo como de temática. Me atrevería a señalar en ella cinco etapas. La primera corresponde a sus poemas inaugurales, con su...

Rescate y vigencia

| Ver más »
Rescate y vigencia Por Francisco Véjar Por fin se rescata la obra de Boris Calderón (San Bernardo, 1934-Santiago 1962). Ajiaco Ediciones publica por primera vez su Poesía reunida , a cargo de Javier Abarca Medel. El lector podrá disponer aquí de todos sus volúmenes y dilucidar sus influjos, y principales motivaciones. Por ejemplo, en El libro de los adioses (1956) se encuentra la síntesis de las corrientes más herméticas de la poesía chilena, que se articula en torno a la poética de Pablo de Rokha. También hay ecos de Humberto Díaz-Casanueva, Rosamel del Valle y Omar Cáceres.En el poema que lleva por nombre "Magnolias" y que pertenece al capítulo titulado "Los muros inasibles" (1955-1956), apunta: "Madre, voy a hablarte de ella./ Quiero derribar el sombrío muro de tu sueño/ En esta noche/ Para hablarte con la voz de un ciego/ Que levanta sus brazos en medio de la luz./ Porque estás...

Trakl y la poesía del ocaso

| Ver más »
Pedro Pablo Guerrero Tenía apenas 27 años cuando se indujo un paro cardíaco. Con una sobredosis de cocaína, sustancia que no le era desconocida, Georg Trakl puso fin a su vida el 3 de noviembre de 1914. Después de la batalla de Grodek -actual Horodok, Ucrania-, en el frente de Galitzia, el poeta y farmacéutico que servía como teniente sanitario del ejército austrohúngaro, intentó dispararse un tiro pero fue detenido. Víctima de una crisis nerviosa, lo trasladaron al hospital militar de Cracovia, donde se mató. " Dementia precox ... suicidio", escribieron en el parte médico. Su hermana Gretl se pegó un balazo tres años después."A Trakl lo mató, moralmente, la guerra del 14. (...) Su vida fue un constante proceso de destrucción; su único amor fue su hermana Gretl, 'bella, salvaje, tenebrosa'. En su universo poético no se encuentran evocaciones de lo real, sino...

7 hombres descifran a la madre chilena

| Ver más »
Por Rafael Gumucio. Retrato: Sergio López I.   Arbitrariedad y sabiduríaRafael Gumucio escritorSabía de niño, en París, que no tenía una mamá como las demás. Las madres de los demás despedían felices a sus hijos cuando iban a las colonias de vacaciones. La mía esperaba que llamara desesperado para salvarme. Las otras mamás se preocupaban cuando los niños traían malas notas, y tenían que asegurarse de que el hijo tuviera cuarenta de fiebre para dejarlo en casa. Mi mamá parecía, al revés, orgullosa de que faltara y satisfecha de tener a los profesores y psicopedagogos preocupados.Intentaba preocuparse ella también, pensar en mi futuro, ayudarme en la tarea, pero sabíamos los dos que el colegio estaba equivocado y que saberse las tablas de multiplicar era una señal de debilidad, un desperdicio de células cerebrales. Para mi mamá era más importante bailar a...

Eduardo Anguita: el amor por la palabra

| Ver más »
Patricio Tapia Con más tranquilidad y menos exigencia, la obra poética de Eduardo Anguita habría sido probablemente más frondosa. Autor de una poesía que no temía en llamar "intelectual", la totalidad de ella -que considera algunos de los poemas más logrados y rigurosos de la segunda mitad del siglo XX en Chile, como, por ejemplo, "Definición y pérdida de la persona" o "Venus en el pudridero"- cabe en un volumen de 200 páginas (es cierto que hacia mediados de la década del 60 siente que se le acabó la veta lírica). Su severidad, por otra parte, no estaba exenta de soberbia y más de una vez señaló que se merecía el Premio Nobel por algunos de sus versos.Pero Anguita fue también un ensayista considerable. Con más tranquilidad y menos exigencia, probablemente habría publicado más que La belleza de pensar , que reunía un conjunto de ensayos aparecidos principalmente...

Literatura y diplomacia chilenas

| Ver más »
Sobre diplomáticos escritores reflexionan varios ensayos publicados recientemente por "Diplomacia", revista de la Academia Diplomática Chilena Andrés Bello. Los textos no solo resultan valiosos por los datos biográficos, visiones y anécdotas que revelan, sino también por cuanto abren el apetito por una temática que podría ser continuada y profundizada por estudiosos de la diplomacia y la literatura. La publicación, dirigida por el embajador Pablo Cabrera, ofrece un abanico de temas: ¿Cuál ha sido el aporte de los literatos en este ámbito? ¿Aportan una sensibilidad y perspectiva diferentes? ¿Van dejando ensayos que contribuyan a la formación de diplomáticos jóvenes?Como país disfrutamos de una interesante tradición de escritores en el servicio exterior, algo que celebran a menudo mis interlocutores en México. La inicia Alberto Blest Gana. Este cosmopolita del XIX...

Homenaje a un ancestro errante

| Ver más »
En 1944, el poeta Humberto Díaz-Casanueva residía en Canadá desempeñándose como secretario de la Embajada de Chile en Ottawa. Cuentan que al enterarse de la muerte de su madre ocurrida en Santiago y ante la imposibilidad de asistir al funeral, escribió de un tirón en una sola noche el gran poema trágico Réquiem. La elegía se publicó por primera vez en México en 1945 y ha tenido numerosas reediciones y un reconocimiento crítico casi unánime, entre otros el de Gabriela Mistral. Yo había salido de Chile unos meses después del Golpe Militar de 1973, y después de un periplo que me hizo recalar en Costa Rica y después en Nueva Brunswick, una apartada provincia del Canadá atlántico, arribé a la capital de Canadá treinta y dos años más tarde que el poeta Díaz-Casanueva. Después de un exilio siberiano en un remoto campus universitario, mis esperanzas de encontrar en...

Brevemente

| Ver más »
El poeta Díaz-Casanueva era, decía él, pariente del rector de la Universidad Católica, don Carlos Casanueva. Estudió en Escuela Normal y obtuvo el título de profesor primario. A comienzo de los años treinta fue a Alemania con una beca. Profundizó allí estudios de filosofía y asistió a cursos del Heidegger de esa época. Los normalistas de Chile eran intelectuales reputados y capaces. Al retornar a Chile publicó sus libros más importantes de poesía durante las décadas siguientes. A la vez entró, en 1938, a nuestro servicio diplomático, al cual perteneció hasta setiembre de 1973, fecha en que renunció al Ministerio de Relaciones Exteriores a raíz del golpe de Estado de A. Pinochet U. y sus acólitos uniformados y civiles. Se había casado con una funcionaria diplomática también de carrera, que lo acompañó hasta su muerte en Chile. Había tenido destinaciones en...
.