Ordenar por:

Resultados 1 al 23 de 162 para

"Hannah Arendt"

Hannah Arendt retrato de una pensadora

| Ver más »
Por A.O. Scott, The New York Times.  Mi único problema real con la película "Hannah Arendt" es que no es una miniserie. Arendt escribió libros largos y creó razonamientos complejos, por lo que las dos horas del filme ardiente e inteligente que hizo la cineasta Margarethe von Trotta (y que acaba de estrenarse en Estados Unidos) sobre ella parecen un poco superficiales. Y la cinta, aunque responda a un hambre de explorar la vida de una mente extraordinaria, despierta también un apetito por saber más. El trabajo de Arendt -un apasionante amalgama de filosofía, historia, periodismo y teoría política- no se alinea fácilmente con los estilos académicos del momento.Tal vez hoy más que nunca necesitemos su ejemplo. Y probablemente sea demasiado pedir que Von Trotta y su estrella, Barbara Sukowa, hagan por Arendt lo que Nora Ephron y Meryl Streep hicieron por Julia Child, pero uno...
Noticias relacionadas:

Hannah Arendt y Heidegger reviven su pasión en el teatro

| Ver más »
Hannah Arendt y Heidegger reviven su pasión en el teatro Eduardo Miranda La escena conmueve. Es el encuentro de dos de las mentes más brillantes del siglo XX: "¿Usted está confundido? No puedo imaginarlo", exclama una joven Hannah Arendt, en el despacho de su profesor, Martin Heidegger. "Soy un hombre, Hannah, no una idea", responde el maestro alemán, en, quizás, una de sus revelaciones más íntimas.Es febrero de 1925, en una sala de la Universidad de Marburg, en Alemania. Arendt, con 18 años, visita por primera vez al filósofo que entonces tenía 35. Es el primer episodio, de los cinco que recorre la obra de teatro "Un informe sobre la banalidad del amor", del argentino Mario Diament. La pieza, que debutó originalmente en 2009 en Buenos Aires, llega a la cartelera local de la mano de un elenco de trayectoria. El Premio Nacional de Artes de la Representación, Ramón Núñez, dirige esta versión que tiene a Coca Rudolphy y Tito...
Noticias relacionadas:

Premio Hannah Arendt recae en Gianni Vattimo

| Ver más »
El filósofo italiano Gianni Vattimo recibió el sábado en la ciudad alemana de Bremen el Premio Hannah Arendt al Pensamiento Político, dotado con 7.500 euros. Vattimo, quien integra el Parlamento Europeo como diputado del bloque socialista, ha buscado conectar su pensamiento filosófico con la acción...

Eichmann en Jerusalén: Un juicio a la banalidad del mal

| Ver más »
Eichmann en Jerusalén: Un juicio a la banalidad del mal Juan Ignacio Rodríguez Medina Ricardo Klement volvía a su hogar en Buenos Aires después de otra rutinaria jornada de trabajo. Eran las seis y media del 11 de mayo de 1960. Bajó del bus, dio algunos pasos y fue abordado por tres hombres que lo apresaron y lo subieron a un auto en el que lo llevaron a una casa a las afueras de la ciudad. Cuando los secuestradores le preguntaron quién era, Klement respondió: "Soy Adolf Eichmann. Ya sé que estoy en manos de los israelitas".Se trataba del mismo teniente coronel de las SS que había estado a cargo de toda la logística para transportar a millones de judíos hacia los campos de concentración donde serían exterminados por el régimen nazi. Días después de su secuestro, Eichmann fue trasladado al aeropuerto de Ezeiza -vendado, bajo efectos de sedantes y con un pasaporte falso-, donde abordó un avión de El Al (la aerolínea nacional...
Noticias relacionadas:

Cartografía minuciosa del universo totalitario

| Ver más »
IGNACIO GARCíA DE LEANIZ Doctor en Filosofía Uno de los mayores misterios de la historia reciente es el extraño silencio que la reflexión política y la propia investigación de las ciencias sociales vienen manteniendo -al menos en Europa- sobre la genuina naturaleza del régimen totalitario que se derrumbó con el Muro el 9 de noviembre de 1989, silencio que aumenta si cabe ese «océano de indiferencia" que lamentaba Havel. Dicho misterio es únicamente equiparable al enigma sobre las causas últimas de su inopinada caída que dejan a un acontecimiento tal huérfano de su necesaria comprensión, sabedores de que como advertía lúcidamente Hannah Arendt acerca del siglo xx, «comprender la naturaleza del totalitarismo [ ... ] es casi como comprender el corazón de nuestro siglo". Ante ello, la tan laureada ópera prima del joven director colonés Florian Henckel von Donnersmarck...

La pregunta de Hannah

| Ver más »
Nunca temió el escándalo. El caso más bullado sucedió en 1961, cuando Hannah Arendt reporteó para la revista New Yorker el juicio de Eichman en Jerusalén. Para algunos, el pecado estaba en afirmar que sus crímenes no eran fruto de su antisemitismo, sino de la banalidad de un burócrata que había renunciado a pensar. Para otros, fue sacar a la luz el tema tabú de la colaboración de algunos líderes judíos con el holocausto. Como sea, ni el hecho de haber padecido en carne propia la persecución nazi y ser una filósofa mundialmente conocida atemperó la reacción furibunda contra sus opiniones, tanto en Israel como en el mundo entero.Pero esa no fue la primera vez que Arendt se veía envuelta en un follón semejante. Lo mismo le había ocurrido en 1959, cuando después de numerosas peripecias por el rechazo que despertó entre los editores, publicó el artículo titulado...

Que la muerte no sea un completo sinsentido

| Ver más »
ADÁN MÉNDEZ Broch distinguía ciclos de dos mil años en la historia (europea, supongo), cifra con fuerte olor astrológico. El último de estos ciclos, el cristiano, habría empezado a terminar con el renacimiento, época que juzgó criminal y rebelde. La disolución de los valores cristianos llevaría quinientos años y el hombre del siglo XX se encontraría en el peor de los momentos: habitando entre un sistema de valores arruinado y otro todavía inconsistente, múltiple, gelatinoso. Órdenes morales contradictorios y simultáneos (el arte por el arte, los negocios son los negocios, etc.) que no se tocan nunca, pero que chocan siempre, ninguno de los cuales logra actuar como árbitro supremo. Resultado: las decisiones éticas del hombre se vuelven meramente empíricas o forzadas, y el conjunto de ellas caótico y desesperado. Miembro hiperconsciente de una generación que vivió...

François Fédier, el amigo de Heidegger

| Ver más »
François Fédier, el amigo de Heidegger Juan Rodríguez M. François Fédier (1935) tenía dieciséis o diecisiete años, y ya lo apasionaba la filosofía. Más de sesenta años después, desde Francia, y a través de un correo electrónico, recuerda que por entonces, a comienzos de los cincuenta, el nombre de Martin Heidegger circulaba como el de un autor importante. Por eso fue y consiguió el único libro disponible con los textos del filósofo alemán: se llamaba "¿Qué es metafísica?" y reunía, además de la conferencia homónima, varios trabajos, incluidas algunas páginas de uno de los libros clave del pensamiento contemporáneo: "Ser y tiempo", que Heidegger había publicado en 1927.Fédier intentó leer la antología y "el resultado fue una completa incomprensión". Pasaron algunos años. En 1955, el joven Fédier ya había hecho su bachillerato, era estudiante de educación superior, y preparaba el examen de...

Manos sin sangre

| Ver más »
Manos sin sangre Tenemos suerte los chilenos, la Corte Suprema confirmó de modo unánime la condena del general Orozco, y se hizo ingresar esta semana al militar a Punta Peuco. Es bonito saber que consideran que incluso una persona de 91 años con principio de alzhéimer, según señalan algunos informes médicos contrarios al parecer del SML, se haya encontrado en reales condiciones de defenderse en un proceso de esta complejidad, y estén totalmente convencidos de que su sentencia cumple con el debido proceso, una garantía que nuestro ordenamiento jurídico reconoce hasta al peor de los criminales.Contamos con otros motivos de orgullo. Nuestra PDI llevó al preso a Punta Peuco en pijamas; defecado, dicen sus familiares. Qué lástima que su estado mental le impida darse cuenta cabal de la situación. Como a nadie le gusta pasearse en esas condiciones, el general Orozco habría experimentado una...

Muere S.I. Newhouse Jr., el hombre detrás de Condé Nast

| Ver más »
Ayer, en su casa de Nueva York, murió Solomon Isidore Newhouse Jr., el hombre que dirigió una de las empresas de medios más prósperas de Estados Unidos: Condé Nast. Nacido en 1927, en una familia de ascendencia rusa, Newhouse -mejor conocido como Si- abandonó sus estudios en la Universidad de Syracuse para dedicarse a la empresa familiar, dueña de varios medios impresos y televisivos. El empresario poseía una impresionante colección de arte de la posguerra y fue el responsable de dar más glamour a la división de revistas de Condé Nast, con la contratación de las icónicas editoras Diana Vreeland y Anna Wintour, en Vogue. A través de los años, expandió la compañía comprando revistas como Allure, GQ y Architectural Digest, y cerró y vendió varias empresas -como la editorial Random House-, debido a sus bajos ingresos. En 1985 se hizo con la joya de la corona, al comprar...
.