Ordenar por:

Resultados 1 al 19 de 711 para

"Germán Marín"

Germán Marín: "El pellejo no da para más"

| Ver más »
Roberto Careaga C. El lugar estaba casi vacío. Pagaron una mesa y, una vez más, Germán Marín tuvo que aceptar la realidad: es pésimo para el pool. Fue hace algunos meses. El escritor llegó hasta el Salón de Pool River Plate, en la calle Manuel Montt, junto a uno de sus hijos y su nieta Rocío. Igual que cuando era joven, su manejo del taco fue deficiente. No importaba, iban por la escenografía: Rocío sacó una cámara y fotografió el salón buscando la imagen ideal. La encontraron. Hoy es la que ilustra la portada de la nueva novela de Marín, Póstumo y Sospecha , la historia de dos ladrones de medio pelo, uno de ellos una ascendente estrella del billar en los antros santiaguinos de los 90, que poco tiempo atrás prestaba servicios en el centro de detención y tortura Villa Grimaldi. Y aunque casi no hay referencias políticas en el libro, por ahí pasa el tema que cruza la...

Germán Marín: "Hay una mano invisible que me perjudica"

| Ver más »
Germán Marín: Hay una mano invisible que me perjudica Pedro Pablo Guerrero A sus 81 años está más flaco y encorvado. También se cuida más, admite, después de una bronconeumonía que lo tuvo varios días internado en la Clínica Alemana a comienzos de año. "Creí francamente que me iba", recuerda.La reedición completa y simultánea de la trilogía "Historia de una absolución familiar" lo tiene satisfecho. Siempre pensó en ese libro como un todo y lo dividió en tres solo cuando comprendió que ninguna editorial lo publicaría en su extensión original, que supera las 1.300 páginas.Círculo vicioso , la primera de las tres novelas, se publicó en 1994 en un volumen de letra pequeña y apretada. Era un libro raro en el catálogo de Planeta, la editorial emblemática de la nueva narrativa. No alcanzó, ni de cerca, el éxito de circulación de sus jóvenes contemporáneos (Collyer, Contreras, Franz, Fuguet). Sin embargo, la...
Noticias relacionadas:

Germán Marín reedita su trilogía y anuncia más novelas

| Ver más »
Germán Marín reedita su trilogía y anuncia más novelas A sus 81 años, el escritor chileno publica por cuarta vez "Historia de una absolución familiar", con prólogos de Raúl Zurita, Ignacio Echevarría y Alan Pauls, que buscan internacionalizar su obra. Marín anuncia además tres nuevos libros, a pesar de que declara sentirse cansado después de una crisis de salud que lo afectó a comienzos de año. Se muestra pesimista frente a la actual narrativa chilena, y dice que ya no espera premios, pues se considera un "díscolo" de los poderes que los otorgan.

Germán Marín y su nueva novela: "Nació al ver el mundo sumergido en el avance tecnológico"

| Ver más »

26/08/13 EMOL - Magazine

Germán Marín y su nueva novela: Nació al ver el mundo sumergido en el avance tecnológico SATIAGO.- Un sujeto ya cansado y aburrido, que relata lo que pasa a su alrededor como un simple espectador que se siente ajeno al presente. En una especie de diario de vida, este individuo recuerda sus años dorados- desde su deslumbrante paso por escenarios como el Tap Room, Tropicana Club, El Rosedal o del Bim Bam Bum durante la década de los 40-, hasta que en el Santiago de los años 90 queda como un completo outsider.Así se retrata el protagonista del nuevo libro de Germán Marín, "Notas de un ventrílocuo", que tal como señala el título, se trata de la vida de un ventrílocuo, sin nombre, que cuenta su historia en pequeños fragmentos, que a primera vista parecieran no tener conexiones entre sí, como observador del presente en que vive."La idea de escribir esta novela apareció de la congestión de ver el mundo sumergido en el avance tecnológico, sin otro...
Noticias relacionadas:
Citados: Bim Bam , Germán Marín

Germán Marín ajusta cuentas con su memoria

| Ver más »
Germán Marín ajusta cuentas con su memoria Mario Valdovinos Divididas en tres secciones, Pantalones cortos, Horóscopos vencidos y Mareas bajas, las crónicas de Germán Marín (1934) elaboran un género prosístico en el que se fusionan la bitácora, la autobiografía, el diario, la confesión, las memorias, el testamento. Al mismo tiempo, e inevitablemente, constituyen un mapa elaborado sobre los fragmentos de una ciudad, Santiago en lo esencial, pero también Buenos Aires, Barcelona, Pekín, lugares de tránsitos y exilios, plataformas urbanas donde refugiarse y prepararse para volver.En el espacio capitalino se verifica una vida entrampada en los dedos del azar, que no excluye una mirada compasiva y crítica hacia su entorno, acompañada, además, de la severa visión de sí mismo, con sus incertidumbres y devaneos, alucinaciones y pesadillas. En suma, el diario de navegación construye una voz convincente, que no se...

Un autor en busca de sus personajes

| Ver más »
Pedro Gandolfo En Póstumo y Sospecha Germán Marín elabora una narración permeada de preguntas que el propio narrador ya plantea en varios momentos del relato.La primera indicación de este carácter sumamente reflexivo es el nombre que escoge para sus dos personajes principales, dos nombres inusuales al máximo, sin precedentes literarios y, probablemente, sin precedentes en los registros jurídicos nacionales, al menos. ¿Quién se llama "Póstumo"? ¿Quién se llama "Sospecha? El lector no puede sino intentar escudriñar una intencionalidad tras esas nominaciones inauditas pero a la vez tan sugerentes.Póstumo y Sospecha es la historia de una amistad entre dos personas, a una primera mirada bastante disparejas, pero que al correr del relato se aproximan y a la vez se perfilan de modo distinto. Más que un relato, por momentos, para el lector y también para el narrador, Póstumo...

Cavas metálicas

| Ver más »
Germán Marín fabricó una cava de fierro para su departamento."Cuando la vieron mis amigos me la alabaron tanto que decidí hacer más para vender".Tienen capacidad para 10 vinos y van sujetas a las murallas con 4 o más pernos.Las vende en $40.000.993 749 514...

Patricio Pron: Escribir en contra de uno mismo

| Ver más »
Pedro Pablo Guerrero Lo hizo de nuevo. Los críticos solo han tenido elogios para la obra más reciente del argentino Patricio Pron. Lo que está y no se usa nos fulminará es "quizás su mejor libro y uno de los más desbordantes de la narrativa en español contemporánea", ha dicho la crítica trasandina Graciela Speranza. Doce relatos en los que Pron juega con el tiempo, dando una vuelta de tuerca a la tradición literaria rioplatense, mientras en otros experimenta con la voz narrativa y la ambigüedad de la ficción, como en "Salon des refusés", que abre el volumen y pone en escena a una lectora obsesiva y a dos escritores que pactan escribir la "autobiografía" del otro sin ahorrarse revelaciones escabrosas.Lo que está y no se usa... confirma, además, la versatilidad de registros de un autor capaz de construir todo un relato ("He's not selling any alibis") con notas a pie de...

Más allá de la realidad

| Ver más »
Roberto Merino A cualquiera que indague un poco en la biografía de Augusto D'Halmar le llamará la atención el grado de fabulación con el que podía trastocar los hechos reales. Acorralado alguna vez por un fiscalizador de lo verídico, confesó haber adulterado en un suelto de prensa la catadura de una fiesta a la que asistió: no había huríes en realidad, ni jeques, ni nada glamoroso o deslumbrante, tan sólo gente común a la que se sumaron unos tristes reporteros de Las Noticias Gráficas.En 1981, a raíz de una crónica que escribió sobre la generación del 50, Enrique Lafourcade protagonizó un encontronazo epistolar con Claudio Giaconi, que vivía aún en Estados Unidos. Giaconi lo acusó de faltar a la realidad y Lafourcade le contestó algo así como "quédate con tu famosa realidad". Estimaba, por cierto, el valor de la imprecisión en la construcción del mito, y lo...

Germán Marín

| Ver más »
Germán Marín Por Arturo Galarce -¿Cómo lo apodaban cuando niño? ¿Por qué le decían así?-En el colegio San Ignacio, en preparatoria, fui llamado el Cabezón. Más adelante, en la Escuela Militar, el Tordo, pues según algunos tenía las patas flacas y el poto gordo. En el Barros Arana, Cachalote.-¿Qué recuerdo retorna a su cabeza cuando piensa en sus padres?-El primer y último recuerdo que guardo de ellos es fatigoso, cargado de mutuas recriminaciones que se hacían que prefiero olvidar. Aunque por allí he reflotado ese quiebre en algún libro.-¿Cuándo fue la última vez que pegó un combo?-El último que debí dar no lo propiné, pero aún conservo el motivo, porque me contuve, arrepentido quizá hoy de haberme privado. El traidor aún se lo merece.-¿La peor metida de pata?-Haber hecho caso a un gerente de editorial de rechazar un original por su escaso número de páginas, si bien...
.