Ordenar por:

Resultados 1 al 19 de 1.269 para

"Edwards Bello"

La huella de los grandes escritores en el centro de Santiago

| Ver más »
La huella de los grandes escritores en el centro de Santiago Elisa Montesinos A mediados de los 90, Eduardo Leiva, historiador del arte y vendedor de libros, asistía al taller literario del poeta Mauricio Redolés, quien había vivido en Londres y recordaba las placas en las residencias de importantes escritores e intelectuales. El taller se realizaba cerca del Parque Almagro y Redolés les contó que por ahí había vivido Carlos Pezoa Véliz. Leiva ya venía revisitando barrios y calles que los escritores mencionaban en sus crónicas, memorias, recuerdos literarios y novelas. Con apoyo de la Municipalidad de Santiago se propusieron dejar memoria del paso de figuras relevantes en la historia cultural por el centro de la ciudad. No siempre salieron airosos. Leiva casi llora cuando tras descubrir la casa en la calle Echaurren donde Neruda escribió los "20 poemas de amor", llegó a tomar la foto y solo quedaban escombros. CIENFUEGOS, HUIDOBROEn...

Así es Valparaíso

| Ver más »
Así es Valparaíso Por Agustín Squella A las cuatro y media de la tarde de anteayer miércoles 11 de enero dio inicio en la Cámara de Diputados la sesión extraordinaria en que debía tratarse el incendio que hace pocos días afectó a Valparaíso. Se encontraban presentes varios diputados, el ministro del Interior, la ministra de Vivienda y Urbanismo, el intendente, el alcalde, y representantes de la Onemi y Bomberos de la ciudad. El presidente de la corporación dio la palabra al diputado Rodrigo González, quien explicó el motivo de la sesión que comenzaba en ese momento. Sin embargo, al término de esa intervención, el presidente pidió suspender la sesión durante 5 minutos, al cabo de los cuales la reanudó con el aviso de que debería ser reprogramada para una fecha próxima. ¿Motivo? Acababa de declararse un nuevo incendio en Valparaíso que reclamaba la presencia de varias de las...

Joaquín Edwards Bello y su olvidado talento de cuentista

| Ver más »
Joaquín Edwards Bello y su olvidado talento de cuentista Pedro Pablo Guerrero "Mi sabiduría consiste en haber estudiado poco. Del Sexto Año, malamente calentado, salí al mundo, y una tarde clara, mirando pasar la gente de las calles me atrae más que un libro", declara en un alarde de flâneur . La confesión pertenece al texto "Joaquín Edwards Bello. Un collage ", entrevista imaginaria escrita por Alfonso Calderón a partir de crónicas del antologado y de fragmentos de conversaciones que sostuvieron entre octubre de 1966 y febrero de 1967. Es decir, hasta un año antes del pistoletazo con el cual puso fin a su vida, en febrero de 1968, este autor chileno que había sido reconocido con los premios nacionales de periodismo y literatura."Joaquín Edwards Bello. Un collage " es el prólogo de la antología Residencial Turmalina y otros cuentos , publicada por Editorial Nascimento en 1980 y que ahora reedita Editorial Universitaria. Sus...

Nuestro contemporáneo Andrés Bello

| Ver más »
Nuestro contemporáneo Andrés Bello Jorge Edwards Premio Cervantes En mi tiempo, en los años de la todavía no bautizada generación del cincuenta, Andrés Bello era un perfecto desconocido, a pesar de que nos reuníamos a la sombra de sus estatuas, de que estudiábamos de memoria artículos legales que él había redactado, de que llegábamos a instituciones, a cátedras, a paseos públicos que llevaban su nombre. Joaquín Edwards Bello solía mencionar en sus crónicas de los días jueves a su "bisabuelo de piedra", y sabíamos un poco más de Joaquín que del bisabuelo, aunque no demasiado. Nuestros ídolos, los que formaban parte de la revolución idolatrada, eran otros: Jean-Paul Sartre, William Faulkner, Rainer María Rilke, César Vallejo. Neruda había pasado, o había quedado en su nube birmana, en su fantasma del buque de carga, y T. S. Eliot era una conversación, un desplazamiento por salones londonienses,...
Noticias relacionadas:

El "revival" de Joaquín Edwards Bello

| Ver más »
MAUREEN LENNON ZANINOVIC "Si consigo resucitar a Joaquín, ya me puedo dar por muerto", suspira Jorge Edwards. En el Club Hípico de Santiago, el escritor acaba de lanzar "El inútil de la familia" (Alfaguara), una novela donde los límites de la ficción y la realidad se han difuminado para retratar a Joaquín Edwards Bello: su tío en segundo grado, destacado cronista y novelista, jugador enfermizo, lúcido francotirador de su época y quien terminaría suicidándose, el 19 de febrero de 1968, con un revólver Colt que le regaló su propio padre. Top en ventas A pocos días de su desembarco en las librerías locales, "El inútil de la familia" ya se encumbra en los primeros lugares de los libros más vendidos, peleando el primer puesto con Gabriel García Márquez y Marcela Serrano. El "revival" del Premio Nacional de Literatura 1943 y de Periodismo 1959 va en serio. Este mes...

Bernardo Toro, el convidado de Jorge Edwards

| Ver más »
Bernardo Toro, el convidado de Jorge Edwards Pedro Pablo Guerrero No de piedra, en ningún caso, pero fue el convidado incógnito del seminario dedicado a Jorge Edwards. Un nombre que nada decía a los asistentes, aunque figuraba en el programa junto a los de reputados críticos, profesores y un rutilante premio Nobel de Literatura. Por eso causaba aún más sorpresa que a este desconocido "escritor chileno radicado en Francia" le fuera confiada la misión de exponer acerca de la próxima novela de Edwards, "El descubrimiento de la pintura", todavía inédita, lo que -para usar la expresión del propio Toro esa tarde en el CEP-, equivalía a "presentar la guagua" en sociedad. Una criatura que sólo él y Vargas Llosa habían tenido la oportunidad de conocer.Con Bernardo Toro no queda otra alternativa que partir desde el principio. Decir que nació en Santiago en 1964 y se fue a los 17 años a Francia sería lo más simple. Pero...
Noticias relacionadas:

La vida incompleta de Lily Íñiguez

| Ver más »
La vida incompleta de Lily Íñiguez Juan Rodríguez M. María Eleonora Íñiguez -Lily- empezó su diario de vida en 1913, cuando tenía once años; lo hizo por sugerencia de su madre, la escultora Rebeca Matte. La artista esperaba que su única hija llegara a ser escritora, y el diario debía servir como ensayo. "Eso me encantaría. ¡Si pudiera llegar a ser artista! Una artista como mamá. Si lograra escribir con la mitad del talento que mamá tiene para la escultura sería magnífico", apunta la niña el 7 de abril de aquel año.Lily Íñiguez nació en París el 19 de marzo de 1902 y murió en Davos, Suiza, el 8 de septiembre de 1926. Esos cuadernos -que debían ser los prolegómenos inocentes del arte- son la obra última. ¿Por qué? Porque a medio camino la joven enfermó de tuberculosis, contagiada por su madre, y la vida apuró su paso. También se apuró Matte, quien viajó a Chile tras la muerte de su hija y...

El polemista

| Ver más »
El polemista Entre los peligros que acechan al turista en Santiago de Chile está abordar un taxi en compañía de Rafael Gumucio, pues su frenética actividad escribiendo, tuiteando o hablando por la radio, lo convierten en figura mediática ingrata, por su voz y facha, de oír y de mirar para los biempensantes de todos los partidos. Particular inquina -ignoro, desde el remoto valle de México, por qué- le tienen los taxistas, con quienes sostiene feroces duelos dialécticos que suelen acabar mal. "Como todo entre chilenos", agregaría un clásico. Alguna vez me vi en compañía de mi amigo Gumucio arrojado al arroyo, muy lejos de nuestro destino, por un taxista intemperante.Pertenece Gumucio, cuya fecha y lugar de nacimiento son imprecisos, aunque él asegura con conocimiento de causa haber nacido el 11 de septiembre de 1973 (como tantos chilenos y no chilenos, también), a una especie muy...

Los Albert: de árboles y hombres

| Ver más »
Los Albert: de árboles y hombres Miguel Laborde A Federico Albert le debemos los primeros parques nacionales, la cultura arbórea llevada a leyes protectoras, la creación de la Inspección General de Bosques, Pesca y Caza, la reforestación del río Blanco y la aclimatación del salmón en los ríos chilenos. En suma, muchas de las responsabilidades ante los hechos del territorio, el hacerse cargo de su destino. En el Chile que había talado los oasis nortinos y quemado las masas boscosas de Aysén, hacía falta gente así.De su hijo Tótila es una escultura que resalta en un contexto precario, en la que culmina por el oriente el Parque Balmaceda. Joaquín Edwards Bello lamentaba la falta de ojo de las autoridades, que no le encargaban más obras: "Yo hubiera deseado mucho ver en Santiago, en cualquiera de nuestros jardines, algunos de los monumentos de Tótila Albert como una explosión de bronce". Le parecían...

Crillón: El primer gran hotel de Santiago

| Ver más »
Crillón: El primer gran hotel de Santiago Yasna Kelly FOTOGRAFÍAS, FAMILIA SAHLI Y REVISTA ZIG-ZAG A comienzos del siglo pasado, Chile ya tenía una economía fuertemente basada en la minería. Comenzaba la crisis del salitre y el auge del cobre. Este lejano país recibía visitas ilustres que llegaban "en vapor" a Valparaíso o cruzaban la cordillera de los Andes. Sin embargo, Santiago carecía de hoteles para recibir a las grandes personalidades. No quedaba otra que alojarlos en las casas de "familias de sociedad". Fue el caso, por ejemplo, del príncipe Enrique de Prusia, quien en 1914 debió hospedarse en la casa de la familia Morandé.Entonces se produjo la oportunidad. En 1932, Ana García Moreno viuda de Larraín decidió vender la casa de 8 mil m {+2} , en la esquina de Agustinas con Ahumada, a Adriana Cousiño Goyenechea en 3,8 millones de pesos de entonces, según registran documentos de la época. Ese mismo año,...
.