Ordenar por:

Resultados 1 al 5 de 5 para

"Alejandro Cloro Fuentes"

Horario de visita

| Ver más »

25/07/08 EMOL - Magazine

Horario de visita Son varios los cambios que se oyen en el segundo disco de Cloro, el grupo de rock chileno que encabeza el cantante y guitarrista Alejandro Fuentes. Partiendo por de qué están hechas las canciones. Hace dos años un análisis de su álbum debut, Alergia (2005), arrojaba muestra de Nirvana y otros grupos de la era "alternativa". Ahora eso pasa menos. Sobre el comienzo de "Donde no se puede respirar" lo que se puede es cantar "November rain", de Guns N' Roses, pero en general Cloro es más propio ahora. Hay menos distorsión de cuerdas de guitarra y de cuerdas vocales también. Y si la hay, más que grunge es la intención punk de "Cesante de amigos". Pero sobre todo aparecen canciones de más largo aliento, como la propia "Donde no se puede respirar", en los cambios interiores de "Ella me mandó matar" y "Soliloquio" o en los acordes desplegados en "Saber que soy triste". A su vez ese...

Sonando

| Ver más »
Clapton se vende. El músico Eric Clapton pidió US$ 6 millones por publicar un libro que contenga sus memorias. Le habían ofrecido US$ 4,5 millones, pero no aceptó. Así lo afirma el diario "The Sunday Times". Hoy, Cloro. La banda de Alejandro Fuentes (el hijo de Alfredo "Pollo" Fuentes) toca esta noche en Cine Arte Alameda (altura 139), 22:00 horas, $2.000 y $1.500. Ministry of sound. El club y programa radial que causa furor en Inglaterra con su "lineup" de artistas llega a Chile. Sábado 8 de octubre, Muelle Barón, cinco Dj. De $8.000 a $15.000. Manterola lucha. La cantante mexicana Patricia Manterola presentó ayer su campaña contra el cáncer de mama en Ciudad de México. "Favor de tocar" es la consigna de la cruzada que busca fomentar la autoexploración mamaria mensual, ejercicio necesario para descubrir anomalías y detener la mortal enfermedad a...

Alergia

| Ver más »

17/08/07 EMOL - Magazine

Es un supuesto habitual que el primer disco de un grupo muestre con claridad cuáles son sus influencias, y el primer disco de Cloro no tiene que ser la excepción. Dos guitarristas, un bajista y un baterista conforman este cuarteto chileno y emplean sus instrumentos sobre todo del modo en que lo hacían los músicos del llamado "rock alternativo" de plenos años ‘90. Se nota que las canciones de Alergia están compuestas por uno y/o dos de los guitarristas, Alejandro Fuentes y Juan Pablo Vera, porque en general lo que predomina es distorsión moderada de guitarras, y también de garganta: Alejandro Fuentes además canta, y si imprime un tono lastimero a una balada lenta como "Protesto" o se muestra más melancólico en "Re", suele forzar las cuerdas vocales y de plano gritar cuando la angustia de la letra lo exige. Y la letra lo exige con frecuencia. "Me siento como envase de un...

Labradores detectan contaminantes que afectan al vino

| Ver más »
Florencia Polanco O dysé tiene dos años y ya trabaja. A la una de la tarde, se pasea impaciente por uno de los patios de la Tonelería Nacional, donde se secan maderas al sol. Busca un olor particular que se mezcla con los cientos de aromas del lugar. Concentrada y vestida con su capa marrón, esta perra labradora recorre cada pila de tablas con una tenacidad casi tan obsesiva como la de Jean-Baptiste en el libro "El Perfume", de Patrick Süskind. El animal es parte de Natinga -que en lengua africana zulú alude a la búsqueda del origen-, un proyecto de innovación desarrollado por la Tonelería Nacional para atender gratuitamente a los enólogos o agricultores vinícolas. Su misión es dar con un sofisticado olor liberado por un compuesto orgánico de la familia de los anisoles, que al estar en contacto con materias primas o el vino puede ser catastrófico. Son los...

La tragedia de los niños haitianos

| Ver más »
La tragedia de los niños haitianos Por Carlos Saldivia, desde Puerto Príncipe A una hora y media  del centro de Puerto Príncipe está lo que queda de la Casa del Buen Samaritano, más conocida como el Hogar de Madame Paul. En el trayecto pareciera que el terremoto que destruyó Haití el 12 de enero pasado hubiera sido apenas ayer: casas en el suelo y otras por caer, cadáveres aún descomponiéndose en la calle, carpas por doquier, personas que buscan enseres ajenos entre los escombros y hordas pidiendo agua a un aljibe o alimentos en unidades militares.Al final de un largo camino de tierra -sin nombre conocido, en el sector de Croix dus Bouquets-, cuyos hoyos y grietas no permiten avanzar a más de 40 kilómetros por hora, aparece un amplio y sucio portón rojo, sin letrero. Es la Casa del Buen Samaritano, que para 90 niños abandonados marca el límite entre lo que sería morir en la calle de hambre o sed y...
.