Ordenar por:

Resultados 1 al 5 de 5 para

"El Boldo"

Veranos en familia

| Ver más »
Veranos en familia Texto, María Cecilia de Frutos D. Producción, Paula Fernández T. Fotografías, Viviana Morales R. La vista desde esta casa motiva a que nadie quiera moverse de ahí. Sobre el cerro El Boldo en Zapallar, ofrece una panorámica única del pueblo, la playa, la Isla Seca y el mar abierto. Ha sido el lugar de veraneo de esta familia durante veinte años y, ahora, con seis hijos grandes y la llegada de 15 nietos, cuenta con una imagen renovada y fresca, gracias a una remodelación reciente que la modernizó y la volvió más cómoda y liviana.De dos pisos, líneas sencillas y detalles de ladrillo a la vista, los principales cambios se orientaron a abrir los espacios y agrandar la cocina, porque acá las estadías son bien achoclonadas, en verano y fines de semana del año, y no querían renunciar a eso. La oficina Apio Arquitectos -Angie Chadwick, Teresita Guzmán y Carolina Letelier- se...

El paisaje manda

| Ver más »
El paisaje manda Texto, María Cecilia de Frutos D. Producción, Carolina Ovalle N. Fotografías, Viviana Morales R. y José Luis Rissetti.  MIRADOR DE PIEDRARecibe sol durante todo el día, está protegida del viento y su agua es climatizada gracias a colectores solares. Es decir, no dan ganas de salirse nunca de ella. Aún más, teniendo el quincho justo detrás, una terraza amplia que la rodea y una vista alucinante hacia los pinos, las rocas y el mar. De su diseño, así como de la casa, se encargaron los arquitectos Pablo Zúñiga y Sebastián del Río, quienes querían que la piscina no fuera tan protagónica, sino que se incorporara de manera fluida a todo el planteamiento exterior. Por eso usaron la misma piedra del lugar -que llaman piedra Zapallar-, tanto en el interior de la casa como en el pavimento de esta explanada, y con ella también revistieron el muro de respaldo de la piscina, que se...

Espíritu de playa

| Ver más »
Texto, Jimena Silva Cubillos. Retrato, Carla Pinilla G. Fotografías, Viviana Morales R.  Taibi Addi se inició en el paisajismo hace 18 años desarrollando jardines particulares en Santiago, donde vivía en ese entonces. De a poco empezó a recibir más y más encargos en balnearios como Zapallar, Cachagua, Maitencillo y Beranda, una situación que hace quince lo animó a radicarse en Catapilco para armar su centro de operaciones en esa pequeña localidad de la comuna de Zapallar. -A Santiago voy lo justo y necesario, básicamente porque siempre tengo un proyecto allá, pero el grueso de mis jardines los he realizado en el litoral central porque, sin planificarlo, me fui especializando -afirma el profesional, quien en la zona costera recomienda el uso de especies de bajo requerimiento hídrico, sobre todo nativas, y de vegetación resistente al viento y la salinidad. Entre sus...

Tejer la innovación

| Ver más »
Texto, Ignacio Valdivieso Elissetche | Fotografías, Viviana Morales R.  Para llegar a La Candelaria, un lugar apartado de la sexta región en las cercanías de Santa Cruz, es necesario tomar un largo camino de tierra desde Chépica. Es una zona agrícola y de viñas, con pequeñas casas con higueras, ciruelos y gallineros, muchas enclavadas en los cerros. No hay señal de teléfono celular, menos Internet y sólo pasan tres buses al día. Sin embargo, existe allí una antigua tradición de ponchos y mantas de huaso hechas al telar, que las mujeres han transmitido por generaciones.Luego del terremoto de 2010 la mayoría de las casas del lugar quedó con serios daños, razón por la cual un grupo de mujeres de la parroquia San Juan Apóstol de Vitacura llegó para incentivar a las tejedoras a desarrollar nuevas confecciones, y abrirlas a otros mercados con la idea de poder financiar las...

Ensayos de un jardín costero

| Ver más »
Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, Viviana Morales R.  Aunque son socias hace seis años, este es el primer jardín costero que han hecho Macarena Fernández y Francisca Salas. El encargo lo recibieron el invierno pasado, de una familia que se estaba construyendo su casa de veraneo en el cerro El Boldo, en Zapallar, en un sitio en pendiente que fue totalmente removido y que quedó convertido en una gran ladera hecha con tierra de relleno. "Lo que hicimos fue reconstruir el cerro, como si fuera natural -explican- exclusivamente con plantas de la zona", pero antes, tuvieron que hacer un estudio minucioso para conocer ese tipo de vegetación.Sus clientes pidieron además algunos detalles clave para el diseño: que no hubiera pasto, que fuera de fácil mantención, que tuviera mucho color y se viera crecido en poco tiempo. Recorrieron todos los viveros del litoral,...
.