Ordenar por:

Resultados 1 al 4 de 4 para

"El Boldo"

Veranos en familia

| Ver más »
Veranos en familia Texto, María Cecilia de Frutos D. Producción, Paula Fernández T. Fotografías, Viviana Morales R. La vista desde esta casa motiva a que nadie quiera moverse de ahí. Sobre el cerro El Boldo en Zapallar, ofrece una panorámica única del pueblo, la playa, la Isla Seca y el mar abierto. Ha sido el lugar de veraneo de esta familia durante veinte años y, ahora, con seis hijos grandes y la llegada de 15 nietos, cuenta con una imagen renovada y fresca, gracias a una remodelación reciente que la modernizó y la volvió más cómoda y liviana.De dos pisos, líneas sencillas y detalles de ladrillo a la vista, los principales cambios se orientaron a abrir los espacios y agrandar la cocina, porque acá las estadías son bien achoclonadas, en verano y fines de semana del año, y no querían renunciar a eso. La oficina Apio Arquitectos -Angie Chadwick, Teresita Guzmán y Carolina Letelier- se...

El paisaje manda

| Ver más »
El paisaje manda Texto, María Cecilia de Frutos D. Producción, Carolina Ovalle N. Fotografías, Viviana Morales R. y José Luis Rissetti.  MIRADOR DE PIEDRARecibe sol durante todo el día, está protegida del viento y su agua es climatizada gracias a colectores solares. Es decir, no dan ganas de salirse nunca de ella. Aún más, teniendo el quincho justo detrás, una terraza amplia que la rodea y una vista alucinante hacia los pinos, las rocas y el mar. De su diseño, así como de la casa, se encargaron los arquitectos Pablo Zúñiga y Sebastián del Río, quienes querían que la piscina no fuera tan protagónica, sino que se incorporara de manera fluida a todo el planteamiento exterior. Por eso usaron la misma piedra del lugar -que llaman piedra Zapallar-, tanto en el interior de la casa como en el pavimento de esta explanada, y con ella también revistieron el muro de respaldo de la piscina, que se...

Ensayos de un jardín costero

| Ver más »
Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, Viviana Morales R.  Aunque son socias hace seis años, este es el primer jardín costero que han hecho Macarena Fernández y Francisca Salas. El encargo lo recibieron el invierno pasado, de una familia que se estaba construyendo su casa de veraneo en el cerro El Boldo, en Zapallar, en un sitio en pendiente que fue totalmente removido y que quedó convertido en una gran ladera hecha con tierra de relleno. "Lo que hicimos fue reconstruir el cerro, como si fuera natural -explican- exclusivamente con plantas de la zona", pero antes, tuvieron que hacer un estudio minucioso para conocer ese tipo de vegetación.Sus clientes pidieron además algunos detalles clave para el diseño: que no hubiera pasto, que fuera de fácil mantención, que tuviera mucho color y se viera crecido en poco tiempo. Recorrieron todos los viveros del litoral,...

La reconstrucción de un cerro

| Ver más »
Texto, María Cecilia de Frutos D. Fotografías, gentileza Keka Ruiz-Tagle y Bárbara Said Recrear la vegetación y las sensaciones que provoca un bosque nativo fue el principio que aplicaron las paisajistas Keka Ruiz-Tagle y Bárbara Said en este jardín en pendiente, y que pertenece a un departamento de un edificio de dos pisos en Lo Curro. Dejando una superficie plana para piscina y terrazas, el resto del terreno continúa con un declive cubierto por una abundante plantación arbustiva que asemeja las formas ondulantes que se ven en los cerros. Un camino de gravilla corre entre estas plantas de mediana altura y atraviesa todo el jardín para terminar en un tranquilo rincón de meditación. Éste es un lugar más protegido, rodeado de árboles y ornamentado con dos hileras paralelas de cipreses, banquetas de hormigón y un pequeño espejo de agua. A un costado se armó una chacra de...
.