Ordenar por:

Resultados 1 al 5 de 5 para

"El Boldo"

Al compás de lo antiguo

| Ver más »
Al compás de lo antiguo Texto, Jimena Silva Cubillos Producción, Paula Parot R. Fotografías, José Luis Rissetti En Zapallar, balneario que conocía bastante bien, estableció su segunda casa Margarita Morales, dueña de las tiendas Orgánica y Merci. "Cada verano, mi mamá se instalaba durante cuatro meses acá, y con mi familia nos reinsertamos en el ambiente zapallarino hace veinte años, cuanto regresamos de Estados Unidos, país en el que vivimos otros quince. Primero tuvimos una casita muy sencilla en pleno pueblo, y después nos radicamos en esta construcción del cerro El Boldo que descubrimos en uno de los tantos paseos que hicimos con nuestros hijos -tiene cuatro, entre 22 y 30 años- cuando eran chicos", recuerda Margarita, ecóloga de profesión que hace once años hizo de la decoración su oficio."Me llamaba mucho la atención el cerro porque es la única reserva de especies nativas de la V...

Armonía con el entorno

| Ver más »
Texto y producción, Beatriz Montero Ward. Fotografías, José Luis Rissetti. Fue en un invierno, hace ya 28 años, que Eduardo Maffei y su mujer, Catalina García Huidobro, emprendieron un largo recorrido por el litoral central en busca de un terreno donde construir su casa de veraneo. Partieron por Las Brisas de Santo Domingo para seguir por Algarrobo, Tunquén, Quintay... Zapallar fue la última escala de este viaje y también donde encontraron el sitio perfecto: un predio de 6.000 metros en una de las laderas del cerro El Boldo, repleto de molles, peumos, chaguales y quiscos. "Era el más barato del loteo, porque lo cruzaban dos quebradas, que, al contrario, era lo que a mí me había fascinado", recuerda Eduardo.Y a pesar de que muchos le dijeron que era imposible construir allí, él corrió el riesgo y emprendió la tarea de levantar, primero, una pequeña vivienda para visitas.

El paisaje manda

| Ver más »
El paisaje manda Texto, María Cecilia de Frutos D. Producción, Carolina Ovalle N. Fotografías, Viviana Morales R. y José Luis Rissetti.  MIRADOR DE PIEDRARecibe sol durante todo el día, está protegida del viento y su agua es climatizada gracias a colectores solares. Es decir, no dan ganas de salirse nunca de ella. Aún más, teniendo el quincho justo detrás, una terraza amplia que la rodea y una vista alucinante hacia los pinos, las rocas y el mar. De su diseño, así como de la casa, se encargaron los arquitectos Pablo Zúñiga y Sebastián del Río, quienes querían que la piscina no fuera tan protagónica, sino que se incorporara de manera fluida a todo el planteamiento exterior. Por eso usaron la misma piedra del lugar -que llaman piedra Zapallar-, tanto en el interior de la casa como en el pavimento de esta explanada, y con ella también revistieron el muro de respaldo de la piscina, que se...

Raíces de un pueblo

| Ver más »
Raíces de un pueblo Texto, Claudia Pérez Fuentes / Fotografías, José Luis Rissetti   Impulsora de una técnicaLuisa Reyes aprendió a tejer la pita durante el tiempo que vivió en Valparaíso. Tras volver a Marchigüe decidió instituir la técnica y enseñarla. Los cestos son su especialidad y los crea con hojas de la planta que encuentra en áreas húmedas aledañas al pueblo. Tras dividirlas con una aguja en delgadas hebras que deja secar -y que también son usadas para amarrar las tradicionales humitas-, comienza, con el mismo instrumento, la confección de canastos, que a partir de círculos y óvalos cobran diversas formas y tamaños.Noble representanteMaría Olguín es una de las tejedoras más antiguas de la localidad. El telar rústico que fabricó su marido es la herramienta con la que elabora mantas y chamantos que se distinguen por su textura y un tejido con trama más apretada. Ésta la...

Delicada recomposición

| Ver más »
Texto, Jimena Silva Cubillos, Producción, Paula Fernández T. Fotografías, José Luis Rissetti  Ambientar una casona con numerosos recintos interiores, corredores y terrazas, no ha sido tarea fácil para los dueños de esta propiedad ubicada cerca de Rosario, en la VI Región. Por eso cuando les comentaron de la venta, a buen precio, de un container con muebles fabricados en Perú, no dudaron en arriesgarse a pesar de no conocer lo que contenía en su interior. "Estábamos por empezar a amoblar cuando nos dieron ese dato y nos entusiasmamos porque sabemos que los muebles peruanos, hechos en madera, son reconocidos por la calidad de su factura", comenta la propietaria de esta segunda vivienda, quien recuerda que sólo les dijeron que entre las piezas había un comedor para dieciséis personas, ideal para el suyo, un salón bastante grande con vigas de pino Oregón a la vista.Según...
.